Interesante

La piedra del calendario azteca: dedicada al dios sol azteca

La piedra del calendario azteca: dedicada al dios sol azteca

La Piedra del Calendario Azteca, más conocida en la literatura arqueológica como la Piedra del Sol Azteca (Piedra del Sol en español), es un enorme disco de basalto cubierto con tallas jeroglíficas de signos de calendario y otras imágenes que se refieren al mito de la creación azteca. La piedra, actualmente en exhibición en el Museo Nacional de Antropología (INAH) en la Ciudad de México, mide aproximadamente 3.6 metros (11.8 pies) de diámetro, tiene aproximadamente 1.2 m (3.9 pies) de espesor y pesa más de 21,000 kilogramos (58,000 libras o 24 montones).

Orígenes de la piedra del sol azteca y significado religioso

La llamada Piedra del Calendario Azteca no era un calendario, sino un contenedor o altar ceremonial vinculado al dios sol azteca, Tonatiuh, y las festividades dedicadas a él. En su centro está lo que típicamente se interpreta como la imagen del dios Tonatiuh, dentro del signo Ollin, que significa movimiento y representa la última de las eras cosmológicas aztecas, el Quinto Sol.

Las manos de Tonatiuh se representan como garras que sostienen un corazón humano, y su lengua está representada por un pedernal o un cuchillo de obsidiana, lo que indica que se requería un sacrificio para que el sol continuara su movimiento en el cielo. A los lados de Tonatiuh hay cuatro cajas con los símbolos de las eras o soles anteriores, junto con los cuatro signos direccionales.

La imagen de Tonatiuh está rodeada por una banda ancha o anillo que contiene símbolos calendáricos y cosmológicos. Esta banda contiene los signos de los 20 días del calendario sagrado azteca, llamado Tonalpohualli, que, combinado con 13 números, formaron el año sagrado de 260 días. Un segundo anillo externo tiene un conjunto de cajas que contienen cinco puntos, cada uno de los cuales representa la semana azteca de cinco días, así como signos triangulares que probablemente representan los rayos del sol. Finalmente, los lados del disco están tallados con dos serpientes de fuego que transportan al dios del sol en su paso diario por el cielo.

Significado político de la piedra del sol azteca

La piedra solar azteca se dedicó a Motecuhzoma II y probablemente fue tallada durante su reinado, 1502-1520. Un letrero que representa la fecha 13 Acatl, 13 Reed, es visible en la superficie de la piedra. Esta fecha corresponde al año 1479 dC, que, según la arqueóloga Emily Umberger, es una fecha de aniversario de un evento políticamente crucial: el nacimiento del sol y el renacimiento de Huitzilopochtli como sol. El mensaje político para aquellos que vieron la piedra fue claro: este fue un año importante de renacimiento para el imperio azteca, y el derecho del emperador a gobernar proviene directamente del Dios Sol y está incrustado con el poder sagrado del tiempo, la direccionalidad y el sacrificio .

Los arqueólogos Elizabeth Hill Boone y Rachel Collins (2013) se centraron en las dos bandas que enmarcan una escena de conquista sobre 11 fuerzas enemigas de los aztecas. Estas bandas incluyen motivos en serie y repetitivos que aparecen en otras partes del arte azteca (huesos cruzados, cráneo del corazón, haces de leña, etc.) que representan la muerte, el sacrificio y las ofrendas. Sugieren que los motivos representan oraciones o exhortaciones petroglíficas que anuncian el éxito de los ejércitos aztecas, cuyas recitaciones podrían haber sido parte de las ceremonias que tuvieron lugar en y alrededor de la Piedra del Sol.

Interpretaciones alternativas

Aunque la interpretación más frecuente de la imagen en la Piedra del Sol es la de Totoniah, se han propuesto otras. En la década de 1970, algunos arqueólogos sugirieron que la cara no era la de Totoniah sino la de la tierra animada Tlateuchtli, o tal vez la cara del sol nocturno Yohualteuctli. Ninguna de estas sugerencias ha sido aceptada por la mayoría de los académicos aztecas. El epígrafo y arqueólogo estadounidense David Stuart, que generalmente se especializa en jeroglíficos mayas, ha sugerido que podría ser una imagen deificada del gobernante mexicano Motecuhzoma II.

Un jeroglífico en la parte superior de la piedra nombra a Motecuhzoma II, interpretado por la mayoría de los estudiosos como una inscripción dedicatoria para el gobernante que encargó el artefacto. Stuart señala que hay otras representaciones aztecas de reyes gobernantes disfrazados de dioses, y sugiere que la cara central es una imagen fusionada de Motecuhzoma y su deidad patrona Huitzilopochtli.

Historia de la piedra del sol azteca

Los estudiosos suponen que el basalto fue extraído en algún lugar de la cuenca sur de México, al menos a 18-22 kilómetros (10-12 millas) al sur de Tenochtitlán. Después de su talla, la piedra debe haber sido ubicada en el recinto ceremonial de Tenochtitlán, colocada horizontalmente y probablemente cerca de donde se realizaban los sacrificios humanos rituales. Los estudiosos sugieren que puede haber sido utilizado como un recipiente de águila, un depósito para corazones humanos (quauhxicalli), o como base para el sacrificio final de un combatiente de gladiadores (temalacatl).

Después de la conquista, los españoles movieron la piedra unos pocos cientos de metros al sur del recinto, en una posición hacia arriba y cerca del Templo Mayor y el Palacio Virreinal. En algún momento entre 1551 y 1572, los funcionarios religiosos en la Ciudad de México decidieron que la imagen era una mala influencia para sus ciudadanos, y que la piedra fue enterrada boca abajo, escondida dentro del recinto sagrado de México-Tenochtitlán.

Redescubrimiento

La Piedra del Sol fue redescubierta en diciembre de 1790, por trabajadores que realizaron trabajos de nivelación y repavimentación en la plaza principal de la Ciudad de México. La piedra fue llevada a una posición vertical, donde los arqueólogos la examinaron por primera vez. Permaneció allí durante seis meses expuesto al clima, hasta junio de 1792, cuando fue trasladado a la catedral. En 1885, el disco se trasladó al Museo Nacional temprano, donde se celebró en la galería monolítica, se dijo que ese viaje requirió 15 días y 600 pesos.

En 1964 fue transferido al nuevo Museo Nacional de Antropología en el Parque Chapultepec, ese viaje solo tomó 1 hora y 15 minutos. Hoy se exhibe en la planta baja del Museo Nacional de Antropología, en la Ciudad de México, dentro de la sala de exposiciones Azteca / Mexica.

Editado y actualizado por K. Kris Hirst.

Fuentes:

Berdan FF. 2014. Arqueología y etnohistoria azteca. Nueva York: Cambridge University Press.

Boone EH y Collins R. 2013. Las oraciones petroglíficas en el. Mesoamérica antigua 24 (02): 225-241.un Piedra de Motecuhzoma IlhuicaminaS

Smith ME 2013. Los aztecas. Oxford: Wiley-Blackwell.

Stuart D. 2016. La cara de la piedra del calendario: una nueva interpretación. Desciframiento Maya: 13 de junio de 2016.

Umberger E. 2007. Historia del arte y el imperio azteca: lidiando con la evidencia de las esculturas. Revista Española de Antropología Americana 37:165-202

Van Tuerenhout DR. 2005 Los aztecas. Nuevas perspectivas. Santa Bárbara, CA: ABC-CLIO Inc.