Nuevo

¿Las langostas sienten dolor?

¿Las langostas sienten dolor?

El método tradicional para cocinar una langosta, hirviéndola viva, plantea la cuestión de si las langostas sienten dolor o no. Esta técnica de cocción (y otras, como almacenar la langosta viva en hielo) se utiliza para mejorar la experiencia gastronómica de los humanos. Las langostas se pudren muy rápidamente después de morir, y comer una langosta muerta aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos y reduce la calidad de su sabor. Sin embargo, si las langostas son capaces de sentir dolor, estos métodos de cocción plantean preguntas éticas para los chefs y los comedores de langosta por igual.

Cómo miden los científicos el dolor

Hasta la década de 1980, los científicos y veterinarios estaban entrenados para ignorar el dolor animal, basándose en la creencia de que la capacidad de sentir dolor se asociaba solo con una conciencia superior.

Sin embargo, hoy en día, los científicos ven a los humanos como una especie de animal, y aceptan en gran medida que muchas especies (tanto vertebrados como invertebrados) son capaces de aprender y de cierto nivel de autoconciencia. La ventaja evolutiva de sentir dolor para evitar lesiones hace que sea probable que otras especies, incluso aquellas con fisiología diferente de los humanos, puedan tener sistemas análogos que les permitan sentir dolor.

Si abofeteas a otra persona en la cara, puedes medir su nivel de dolor por lo que hacen o dicen en respuesta. Es más difícil evaluar el dolor en otras especies porque no podemos comunicarnos tan fácilmente. Los científicos han desarrollado el siguiente conjunto de criterios para establecer una respuesta al dolor en animales no humanos:

  • Demostrando una respuesta fisiológica a un estímulo negativo.
  • Tener un sistema nervioso y receptores sensoriales.
  • Tener receptores opioides y mostrar una respuesta reducida a los estímulos cuando se administran anestésicos o analgésicos.
  • Demostración de aprendizaje de evitación.
  • Mostrar comportamiento protector de las áreas lesionadas.
  • Optar por evitar un estímulo nocivo en lugar de satisfacer alguna otra necesidad.
  • Poseer conciencia de sí mismo o la capacidad de pensar.

Si las langostas sienten dolor

Los nodos amarillos en este diagrama de cangrejo de río ilustran el sistema nervioso de un decápodo, como una langosta. John Woodcock / Getty Images

Los científicos no están de acuerdo sobre si las langostas sienten dolor o no. Las langostas tienen un sistema periférico como los humanos, pero en lugar de un solo cerebro, poseen ganglios segmentados (grupo de nervios). Debido a estas diferencias, algunos investigadores sostienen que las langostas son muy diferentes a los vertebrados para sentir dolor y que su reacción a los estímulos negativos es simplemente un reflejo.

No obstante, las langostas y otros decápodos, como los cangrejos y los camarones, satisfacen todos los criterios para una respuesta al dolor. Las langostas protegen sus lesiones, aprenden a evitar situaciones peligrosas, poseen nociceptores (receptores para lesiones químicas, térmicas y físicas), poseen receptores opioides, responden a los anestésicos y se cree que poseen cierto nivel de conciencia. Por estas razones, la mayoría de los científicos creen que dañar una langosta (por ejemplo, almacenarla en hielo o hervirla con vida) inflige dolor físico.

Debido a la creciente evidencia de que los decápodos pueden sentir dolor, ahora es ilegal hervir langostas vivas o mantenerlas en hielo. Actualmente, hervir langostas vivas es ilegal en Suiza, Nueva Zelanda y la ciudad italiana de Reggio Emilia. Incluso en lugares donde la langosta hirviendo sigue siendo legal, muchos restaurantes optan por métodos más humanos, tanto para apaciguar la conciencia del cliente como porque los chefs creen que el estrés afecta negativamente el sabor de la carne.

Una forma humana de cocinar una langosta

Hervir una langosta viva no es la forma más humana de matarlo. AlexRaths / Getty Images

Si bien no podemos saber definitivamente si las langostas sienten dolor o no, la investigación indica que es probable. Entonces, si quieres disfrutar de una cena de langosta, ¿cómo debes hacerlo? los menos Las formas humanas de matar una langosta incluyen:

  • Colocándolo en agua dulce.
  • Colocándolo en agua hirviendo o poniéndolo en agua que luego hierve.
  • Microondas mientras está vivo.
  • Cortar sus extremidades o separar su tórax del abdomen (porque su "cerebro" no está solo en su "cabeza").

Esto descarta la mayoría de los métodos habituales de carnicería y cocina. Apuñalar una langosta en la cabeza tampoco es una buena opción, ya que no mata a la langosta ni la deja inconsciente.

La herramienta más humana para cocinar una langosta es el CrustaStun. Este dispositivo electrocuta una langosta, dejándola inconsciente en menos de medio segundo o matándola en 5 a 10 segundos, después de lo cual se puede cortar o hervir. (En contraste, una langosta tarda unos 2 minutos en morir por inmersión en agua hirviendo).

Desafortunadamente, el CrustaStun es demasiado caro para la mayoría de los restaurantes y las personas. Algunos restaurantes colocan una langosta en una bolsa de plástico y la colocan en el congelador durante un par de horas, tiempo durante el cual el crustáceo pierde el conocimiento y muere. Si bien esta solución no es ideal, es probablemente la opción más humana para matar una langosta (o cangrejo o camarones) antes de cocinarla y comerla.

Puntos clave

  • El sistema nervioso central de una langosta es muy diferente del de los humanos y otros vertebrados, por lo que algunos científicos sugieren que no podemos decir definitivamente si las langostas sienten dolor o no.
  • Sin embargo, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que las langostas sienten dolor según los siguientes criterios: poseer un sistema nervioso periférico con receptores apropiados, reacción a los opioides, proteger las lesiones, aprender a evitar los estímulos negativos y elegir evitar los estímulos negativos en lugar de satisfacer otras necesidades.
  • Poner langostas en hielo o hervirlas con vida es ilegal en algunos lugares, como Suiza, Nueva Zelanda y Reggio Emilia.
  • La forma más humana de matar una langosta es mediante electrocución usando un dispositivo llamado CrustaStun.

Referencias Seleccionadas

  • Barr, S., Laming, P.R., Dick, J.T.A. y Elwood, R.W. (2008). "Nocicepción o dolor en un crustáceo decápodo?". Comportamiento animal. 75 (3): 745-751.
  • Casares, F.M., McElroy, A., Mantione, K.J., Baggermann, G., Zhu, W. y Stefano, G.B. (2005) "La langosta americana, Homarus americanus, contiene morfina que se acopla a la liberación de óxido nítrico en sus tejidos nerviosos e inmunes: evidencia de neurotransmisores y señalización hormonal ".Neuro Endocrinol. letón26: 89-97.
  • Crook, R.J., Dickson, K., Hanlon, R.T. y Walters, E.T. (2014) "La sensibilización nociceptiva reduce el riesgo de depredación".Biología actual24 (10): 1121-1125.
  • Elwood, R.W. y Adams, L. (2015). "La descarga eléctrica provoca respuestas de estrés fisiológico en los cangrejos de orilla, de acuerdo con la predicción del dolor".Cartas de biología11 (11): 20150800.
  • Gherardi, F. (2009). "Indicadores conductuales de dolor en decápodos de crustáceos". Annali dell'Istituto Superiore di Sanità. 45 (4): 432-438.
  • Hanke, J., Willig, A., Yinon, U. y Jaros, P.P. (1997) "Delta y receptores opioides kappa en ganglios de crustáceos".Investigación cerebral744 (2): 279-284.
  • Maldonado, H. y Miralto, A. (1982). "Efecto de la morfina y la naloxona en una respuesta defensiva del camarón mantis (Mantis Squilla)". Revista de fisiología comparada147 (4): 455-459. 
  • Price, T.J. Y Dussor, G. (2014). "Evolución: la ventaja de la plasticidad del dolor 'desadaptativo'". Biología actual. 24 (10): R384-R386.
  • Puri, S. y Faulkes, Z. (2015). "¿Pueden los cangrejos de río tomar el calor? Procambarus clarkii muestra un comportamiento nociceptivo ante estímulos de alta temperatura, pero no a baja temperatura o estímulos químicos". Biología abierta: BIO20149654.
  • Rollin, B. (1989).El grito desatendido: conciencia animal, dolor animal y ciencia. Oxford University Press, pp. Xii, 117-118, citado en Carbone 2004, p. 150
  • Sandeman, D. (1990). "Niveles estructurales y funcionales en la organización de cerebros de crustáceos decápodos".Fronteras en la neurobiología de los crustáceos. Birkhäuser Basilea. pp. 223-239.
  • Sherwin, C.M. (2001) "¿Pueden sufrir los invertebrados? ¿O cuán robusto es el argumento por analogía?".Bienestar animal (suplemento)10: S103-S118.
  • Sneddon, L.U., Elwood, R.W., Adamo, S.A. y Leach, M.C. (2014) "Definición y evaluación del dolor animal". Comportamiento animal. 97: 201-212.